Menhires y círculos de piedras: los primeros ganaderos balizan el territorio

[El texto que sigue fue publicado por nuestro colaborador Joseba Abaitua en la sección ‘Huellas del pasado’ de la revista Mendialdea Press en verano de 2016]

Los altiplanos y parzonerías de Montaña Alavesa conservan un destacable número de menhires, así como el harrespil círculo de piedras muy singular de Mendiluze. Estos monumentos formados por magalitos (grandes bloques de piedra) fueron erigidos a la vez que los dólmenes por las poblaciones que se apropiaron del terreno en el momento en que los cazadores aprendieron a cultivar los campos y a domesticar los animales. La revolución de la agricultura en Oriente Próximo hace unos 9.000 mil años marca el inicio del periodo conocido como Neolítico, tras el Mesolítico, y se expande en sucesivas oleadas por todo Europa, llegando al País Vasco con un retardo de un par de milenios.

Menhir de Itaida (Sierra de Entzia) Foto: Cromlech Celtiberia.net http://www.celtiberia.net/es/poblamientos/?id=819

Menhir de Itaida (Sierra de Entzia) Foto: Celtiberia.net

El esfuerzo exigido por el cultivo de los campos o el cuidado de los animales se simboliza en el mito de la expulsión del paraíso. Los territorios por los que antes deambulaban sin más obstáculo que los naturales los grupos humanos nómadas de cazadores y recolectores dejan de ser libres. Los grandes monumentos megalíticos, dólmenes, menhires y círculos, se erigían en espacios destacados a modo de balizas parceladoras, que además advertían de la capacidad de los dueños para defender su territorio. Es la función que ha venido cumpliendo el Mojón Largo de Alda (que marca la muga entre los valles de Arana y Lana en la sierra de Lokiz), así como sus homólogos Mugarriluze Mugarriaundi en la sierra de Elguea.

La sierra de Entzia y su continuación navarra por Urbasa es un área de gran concentración de menhires y emplazamiento privilegiado del círculo o harrespil de Mendiluze, el principal de su género en el País Vasco occidental. Las cadenas montañosas que rodean la Llanada poseen una extraordinaria colección de menhires que han sido estudiados a fondo por Luis Martínez-Torres (2015). Se documentan catorce en la sierra de Entzia (tres de ellos todavía inseguros, a falta de hallar el foso que certificaría su carácter monumental); diez monolitos descartados como menhires (Bayo I y II, Guaran, Larrazabal I y II, Lezana, Los Pocicos, Peña Caída, Uraska I y II);  y el círculo (cromlech o harrespil) de Mendiluze

El círculo de Mendiluze, identificado en 1981 por Luis Millán y dado a conocer en 1983 por Isidro Sáenz de Urturi, despierta el interés de los aficionados a la astrología, de modo particular la noche de San Juan, con motivo del solsticio de verano, efeméride en la que son habituales las hogueras dentro del monumento (en una ocasión los asistentes rompieron uno de los menhires). Se compone de un círculo de pequeños fragmentos de caliza con 10 m de diámetro, cuatro menhires cerca de cada punto cardinal y una cista central. Es relativamente reciente, de aproximadamente 750 a. C. Ha sido excavado y estudiado a fondo, así como reconstruído en 1985 por J. I. Vegas Aranburu. Dice de él Luis Martínez-Torres que aunque sea coetáneo de los cromlech pirenaicos, estructuralmente es muy diferente a ellos, dada su composición de cuatro monolitos dispuestos en puntos cardinales. El valle navarro de Leizarán marcaría el extremo occidental del espacio de mayor proliferación de harrespilak, que se extiende hasta más allá de Huesca. Desde ese punto de vista, Mendiluze constituye, por ubicación y estructura, una singularidad alavesa.

El antropólogo forense Francisco Etxeberria determinó que los restos humanos incinerados de la cista central del círculo de Mendiluze correspondían a un único individuo, probablemente masculino.

El antropólogo forense Francisco Etxeberria determinó que los restos humanos incinerados de la cista central del círculo de Mendiluze correspondían a un único individuo, probablemente masculino

El antropólogo forense Francisco Etxeberria determinó que los restos humanos incinerados de la cista central del círculo de Mendiluze correspondían a un único individuo, probablemente masculino (foto cedida por Celtiberia.net).

Fuera de Entzia, Martínez-Torres (2015) censa cinco menhires más en Montaña Alavesa. Cerca de Atxoste, en Vírgala Mayor, se hallan dos de tamaño medio, el Bardal (2,7 m de alto y tonelada y media de peso) y el Pelado de Alecha (2,7 m y 840 kg.). En Iturrieta, cerca de Onraita, están Laceta (2,3 m y 1300 kg) y Solonagua (2,3 m y 1300 kg). En Izki, a mitad de camino por la senda del Cartero, se ubica El Raso, el menhir más meridional de nuestra comarca, roto en dos fragmentos y de un tamaño medio. Es destacable que en las sierras de Codés, Cantabria o Toloño se han estudiado varios monolitos pero ninguno cumple con los requisitos para ser catalogado como menhir. Destaca el de Riparasa, cercano a Peñacerrada (2,2 x 2,8 x 0,6 m. 8500 kg.), citado por F. Galilea (2011), pero solo es un bloque de coluvión, desprendido del cantil, junto con otros bloques de menor tamaño que aunque pueden confundirse con calces, no lo son.

El contrasta con Entzia es significativo. Esta parzonería exhibe la mayor concentración de menhires del País Vasco, algunos de grandes dimensiones: Akarte (4,4 m alto y 6 toneladas), Lekuonako Txabola (4,4 m alto y 11 toneladas), Alto de Legaire (3,1 m alto, 5 toneladas). Los primeros fueron descubiertos por  T. Aranzadi, J.M. Barandiaran y E. Eguren en 1919 (Akarte); pero muchos solo se han conocido recientemente Alto de Legaire (2011), Bayo E, etc.

Nombre del menhir

Localización

Dimensiones

Descubierto o citado por

Bardal

Iturrieta

2,7 x 0,6 x 0,4 m. Tendido; 1490 kg.

 L. M. Martínez Torres, I. Gamboa y J.R. Subijana en 2012

Pelado de Alecha

Iturrieta

2,6 x 0,4 x 0,3 m. El fragmento superior está alejado unos 15 m.; 840 kg.

L. M. Martínez Torres, I. Gamboa y J.R. Subijana en 2012

Laceta

Iturrieta

2,3 x 0,7 x 0,35 m. Caído. 1300 kg.

A. Fernández Undiano y L. M. Martínez Torres en 2011

Solonagua

Iturrieta

2,3 x 0,95 x 0,25 m. Caído. 1260 kg.

L. M. Martínez Torres, I. Gamboa y J.R. Subijana en 2009

El Raso

Izki

2,6 x 0,5 x 0,4 m. Roto en dos framgentos. 1200 kg.

Fernández Undiano y L. M. Martínez Torres en 2011

Mojón Largo

Lokiz

1,4 x 0,5 x 0,3 m. Erguido. 480 kg.

F. Galilea (2011)

Akarte

Entzia

4,4 x 2 x 0,3 m. Bloque roto. 6000 kg.

T. Aranzadi, J.M. Barandiaran y E. Eguren en 1919

Alto de Legaire

Entzia

 3 x 1 x 0,7 m. Dos fragmentos caídos. 4800 kg.

F. Galilea (2011). Hace falta excarvar para confirmar

Arrizazen

Entzia

2 x 1 x 0,3 m. Caído. 1400 kg.

L. M. Martínez Torres (2004)

Atau

Entzia

2,2 x 0,5 x 0,4 m. Caído y roto por completo. 1010 kg.

L. Millán en 1981

Bayo E,

Entzia

2,5 x 1,7 x 0,2 m. Roto con el pie hincado. 1950 kg.

F. Galilea (2011)

Itaida

Entzia

3,1 x 1 x 0,7 m. Reconstruido y recolocado. 2900 kg

J. I. Vegas en 1981

Legaire E

Entzia

2,2 x 0,9 x 0,3 m y 1,2 x 1,8 x 0,4. Dos fragmentos. 1400 y 1980 kg.

I. Gaztelu (2008)

Legaire S

Entzia

2,6 x 0,7 x 0,3 m. Caído. 1250 kg.

F. Galilea (2011)

Legaire W

Entzia

2,5 x 1,4 x 0,2 m. Tendido y roto en al menos tres fragmentos. 1160 kg.

L. Millán (1981)

Chabola de Lekuona

Entzia

4,4 x 2,8 x 0,4 m. Tres fragmentos grandes y tres chicos. 11300 kg.

 I. Gaztelu (2008)

Mendiluze

Entzia

3,5 x 0,9 x 0,3 m. Caído y roto en dos fragmentos. 2180 kg.

 J.I. Vegas en 1984

Surbe

Entzia

3 x 0,7 x 0,2 m. Caído. 960 kg.

I. Gaztelu (2008)

Uraska / Los Caleros

Entzia

3 x 1 x 0,4 m. Caído. 2760 kg.

F. Galilea (2011)

Tabla: Menhires identificados en Montaña Alavesa

 

A %d blogueros les gusta esto: