¿Entregamos a mano?

La supresión en toda Álava del proyecto  “Aulas Telemáticas” deja a la Biblioteca Pública de Campezo sin el servicio de búsqueda de información en línea y procesador de textos, que eran sus principales utilidades.

Vista del hueco dejado por los ordenadores tras su retirada.

Vista del hueco dejado por los ordenadores tras su retirada.

Se conocía como Aulas Telemáticas a la iniciativa del Departamento de Administración Foral y Local y Desarrollo Comarcal de la Diputación de Álava que tenía el objetivo explícito de “favorecer el conocimiento e implantación de Nuevas Tecnologías (Internet, videoconferencia y multitud de nuevas herramientas informáticas de aprendizaje, búsqueda y tratamiento de la información) en diversos núcleos de población de toda la geografía alavesa” (cita: http://aulastelematicas.com)

El proyecto, básicamente, se encargaba de la aportación y mantenimiento de los equipos informáticos con que se dotaba a las bibliotecas u otros recintos de cultura alaveses. Este servicio era llevado a cabo por el Instituto Europa, que bastante a pesar suyo y después de haber propuesto una reducción de gastos significativa, se vio obligado a retirar los equipos con la consecuente desolación de los edificios y las personas que los concurren.

Leer más de esta entrada

Santa Cruz de los Bólidos

Es de entender que cuando se fundaron los pueblos de la Montaña Alavesa, hace poco menos de mil años, no se tuvieran en cuenta los posibles avances tecnológicos que darían lugar a los automóviles. Es natural.

¿Cuál está peor?

Pero para la extraña distribución que tienen las aceras y la consiguiente primacía de los vehículos sobre los peatones en estas localidades, no hay más excusa que la mala planificación urbana.

Mientras Vitoria-Gasteiz se afana por mantener su título de European Green Capital, en los pequeños pueblos aledaños se echa en falta, como mínimo, una campaña de concienciación vial; por no entrar en temas medioambientales, que harían pie en lo innecesario de utilizar el coche para ir a comprar el pan o a tomar un café en un pueblo de un km de longitud. Leer más de esta entrada

¿Es verde el fracking?

Camping, puenting, footing, trekking, incluso natouring o sofing son actividades con las que estamos más o menos familiarizados, aunque no las realicemos a menudo. Es por eso que si alguien nos dijera que se va a practicar el fracking en Álava, pensaríamos “ah, pues bien… tal vez me apunte un día de estos”. Leer más de esta entrada

Campaña en Facebook contra la línea de alta tensión

Hemos abierto en Facebook una página de protesta contra la línea de alta tensión en Treviño y Montaña Alavesa.

Peña de Lapoblación (1245 m.)

El símbolo que hemos elegido para representar la campaña es la imagen totémica de la Peña de Lapoblación (que tomamos prestada del reportaje de Javier Urrutia en Mendikat, la biblia de las montañas).

Simboliza un muro que repele la agresión de un progreso mal entendido, por irresponsable, insensible e insostenible.

De ejecutarse el proyecto, la línea de alta tensión discurrirá por la vaguada recubierta de hayedo en el centro de la imagen, apuntando hacia poniente (por la parte derecha de la foto superior) en dirección a Bernedo. La entrada de la línea en Montaña Alavesa se hará por la cara este de la peña (a la izquierda de la foto superior y derecha de la inferior).

Una vez remontado el vértice de la sierra por la cara levante de la peña (a la derecha de la foto superior e izquierda de la inferior), el tendido eléctrico girará hacia poniente.

(Llama poderosamente la atención el cambio de paisaje con el cambio de vertiente: cereal y carrascal, en la sur; hayedo y robledal, en la norte.)

De esta manera, para la campaña de Facebook, convertimos Lapoblación en un talismán que representa a gran parte de la comarca, un papel que sin duda ha venido desempeñando desde por lo menos la Edad del Hierro.

A %d blogueros les gusta esto: