El traje de baserritarra, ¿tradición o moda?

En vez de escarbar en los sincréticos orígenes del Olentzero, este personaje que en la actualidad reemplaza cómodamente a Papá Noel en el País Vasco, me he entretenido buscando información acerca del traje con el que solemos representarlo, y que coincide en particular con el llamado traje tradicional alavés.

Cuando una extranjera como yo misma llega a Euskal Herria no hace más que maravillarse ante esta costumbre tan pintoresca de engalanarse a la antigua usanza para las fiestas y ocasiones especiales; se imagina que es lo que han hecho los vascos generación tras generación. Pero basta con indagar sólo un poco para entender que los trajes de Neska y de Blusa que se comercializan hoy en día son más un símbolo que una representación exacta de la indumentaria rural de principios de siglo… no hablemos ya de más antiguo.

Claro que uno podría preguntarse por el decisivo avatar que propició que se escogiera este estilo campesino de principios de siglo XX y no algún atuendo en particular anterior a los Fueros, o incluso las pieles de la época de las cavernas…

Eguileor_Navarra_SXIII

Cazador representado en el S.XIII, Eguileor, Navarra. (Imagen: http://www.euskomedia.org/aunamendi/74070/123015# )

Según las investigaciones de Amaia Mujika Goñi, historiadora del Museo Vasco de Bilbao, el uso simbólico de este tipo de trajes aparece después de la Guerra Civil, y no antes. Sumamente completo e ilustrativo es su «Desarrollo histórico de la Indumentaria en Euskal Herria», publicado en la Auñamendi Eusko Entziklopedia, dentro del marco de la Fundación Euskomedia.

Leer más de esta entrada

El Certamen Literario Macaria Iriarte en época de crisis

El Ayuntamiento de Campezo pone, un año más, nuestra inventiva  a prueba con la quinta edición del Concurso de Cuentos Macaria Iriarte.

Pero… en primer lugar, me retracto. El certamen 2012 no nos pone a prueba en general, sino sólo a los escritores menores de 17 años. En época de crisis, es esta una medida comprensible… aunque no dejo de penar por la categoría Adultos perdida en los vericuetos de la burocracia.

Me consta que en los últimos años la jerarquía de la convocatoria ha ido perdiendo prevalencia, pero que se elimine una categoría completa no deja de parecerme un paso atrás en la apuesta cultural del municipio.

De acuerdo, en ediciones anteriores la participación en la categoría Adultos no ha sido desbordante, pero eso no significa que no pudiera haber estado mejor publicitado y quizás hasta, tal vez, mejor organizado por el consejo de cultura del municipio. No hablemos ya de una dotación superior, tema que evidentemente queda fuera de discusión cuando se plantea que no hay presupuesto para nada.

Con un poco de imaginación, hubiera sido posible darle un poco más de solidez, un poco más de apoyo, hasta de «campaña» podríamos hablar, para que todo aquel mayor de 18 años en la comarca interesado en contar una historia, y muy especialmente los mayores de cincuenta y sesenta, tuvieran una vía de expresión.

Leer más de esta entrada

Mendialdea al cuadrado en la Feria de San Martín’12

A dos semanas de la gran feria de San Martín (el 11 de noviembre en Santa Cruz de Campezo) los restaurantes tienen reservas al 100% para la víspera, todos los platos están pensados y ensayados para el concurso gastronómico popular; los artesanos de la Montaña Alavesa preparan mercancía y nuevas ideas surgen…

Este año la Asociación para el Turismo Verde en la Montaña Alavesa, Mendialdetik, compartirá puesto de información junto con la revista comarcal, Mendialdea Press. ¿La función? Darse a conocer como instituciones activas en la zona, brindar la oportunidad de hacerse con números anteriores o suscribirse para aquellos visitantes no empadronados interesados en la actualidad de la Montaña Alavesa.

Leer más de esta entrada

Libro por libro

Es este un acontecimiento extraordinario, que ojalá marquemos todos en nuestras agendas para no perder: 20 y 21 de octubre, trueque de libros en el Iradier Arena de Vitoria-Gasteiz.

El trueque de libros, como aquel invento del BookCrossing, del que lamentablemente no oímos hablar a diario, debería ser una actividad cotidiana, que no requiriera de una organización institucional; una costumbre a la que nos entregáramos por el solo hecho de darle una misión a tantas palabras guardadas en un anaquel.

Y qué lejos estamos. Cuando alguien te deja un libro, suele venir rubricado con su firma, por si en un despiste se te olvida que no es de tu propiedad. Y, sinceramente, uno mismo, atesora libros en estantes como si de trofeos se tratase. A los bibliófilos nos encanta la imagen de la biblioteca privada victoriana… hogar encendido, un sillón y una pared tapizada de volúmenes de los orígenes más inesperados.

¿Qué haremos con lo que sabemos? http://www.muralismopublico.com

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: